Share

Como resultado de la pandemia COVID-19, estamos pasando mucho más tiempo de vigilia en casa. Así como yo, muchos de ustedes han estado trabajando remotamente ¡durante meses! Hemos perdido nuestras horas felices, redes y conexiones de trabajo, amigos del gimnasio, y la interacción humana que anhelamos—¡y necesitamos! Estoy convencida de que la que ha salido ganando es mi perra Brownie, que está mal acostumbrándose a la deliciosa casera y a los paseos diarios.

Puede ser difícil hablar de ello, pero los expertos en salud mental han estado advirtiendo que una consecuencia importante de la vida pandémica es un aumento en el abuso de sustancias adictivas, ansiedad y depresión. A principios de este año, la Universidad de Utah encontró que las ventas de alcohol en los Estados Unidos aumentaron en un 55% en el mismo período de 2019. Más o menos al mismo tiempo, la firma de análisis Headset informó que las ventas de marihuana en Estados Unidos aumentaron drásticamente en marzo, mostrando la tasa de crecimiento más alta en más de un año.

La vida puede sentirse como si estuviera en pausa, pero tu salud financiera no lo está. Tu futuro financiero y las personas que amas y cuidas dependen de tu buena salud. ¿De qué sirve la riqueza sin salud? Están entrelazados. Mantenerte saludable en cuerpo y alma te dará la energía para continuar acumulando riquezas y el tiempo para disfrutar.

La manera como manejas tus finanzas es una parte clave de tu capacidad para dominarlas. Es algo en lo que siempre hemos enfatizado en Urban Wealth Management e incluso practicar en casa mientras continua la pandemia. La manera como manejamos el dinero está profundamente arraigada en la educación financiera que recibimos en la infancia. Como adultos tenemos la capacidad de cambiar. Por ejemplo, durante esto momentos de inseguridad que estamos viviendo, a los compradores compulsivos les puede resultar difícil no gastar y cargar a la tarjeta de crédito acumulando deudas innecesarias. Por otro lado, hay personas muy ahorrativas que sermonean a los demás sobre gastos excesivos. Ambos grupos pueden no estar conscientes ó estar en negación sobre sus reacciones. Estas acciones son justificadas, ya que la mayoría de nosotros no hemos vivido durante una pandemia.

Para superar estos hábitos financieros poco saludables, ¿por qué no reflexionar y tomar consciencia sobre el valor del dinero? Este concepto se basa en el principio de que para ser felices no es necesario conseguir lo que deseamos, sino de desear lo que ya tenemos.

Tener consciencia del valor del dinero hace hincapié que el dinero es solamente una herramienta que te ayuda a alcanzar tu propósito en la vida. Esto incluye tener una intención deliberada de usar el dinero de manera efectiva para mejorar la calidad de vida de la familia, de los seres queridos y de tu comunidad. Adoptando esta mentalidad, atraerás una vida llena emocionalmente y espiritualmente. Aunque te parezca mentira hay un aspecto espiritual en hacer consciencia del dinero. Nos enseña que los “ganadores” en la vida no son aquellos que terminan con la mayoría de las “cosas”. Los verdaderos ganadores saben cuándo decir, “suficiente”. Y lo más importante es que se mantienen saludables para poder disfrutar de los frutos de su trabajo con sus seres queridos.

En tiempos de pandemia, nuestra necesidad de socializar se ha vuelto más intensa, incluso cuando nuestro acceso es tan limitado. Las parejas casadas, mayores y jubiladas tienen una ventaja. Los estudios han encontrado que, entre las parejas casadas en los Estados Unidos, las parejas jubiladas mayores son las más felices, posiblemente porque tienden a centrarse en apoyarse mutuamente. Las parejas de mediana edad que crían niños y lidian con carreras exigentes tienden a disfrutar menos de tiempo juntos—incluso cuando se quedan en casa—y discuten más a menudo. Las personas solteras, divorciadas y viudas pueden estar más aisladas que antes. ¿Estarías dispuesto a ser vulnerable y tender la mano? ¿Estarías dispuesto a pedir apoyo a tu cónyuge, pareja ó tu amigo? Ahora es un excelente momento para practicar. No tienes que esperar a la vejez para fortalecer la relación con tu pareja, tu hermano, tu hijo, ó tu vecino.

A medida que todo el país se enfrenta a los desafíos emocionales de las órdenes de quedarse en casa, los reto a desarrollar tu propia filosofía de cómo usar el dinero a consciencia. Tu futuro financiero está en juego. Tú y tu familia se alegrarán de haberlo hecho.

Y mientras estamos en ello, vamos a añadir una meta de jubilación más a su lista: ¡Rico y saludable a los 85!